Confesiones desde la abstinencia

Confesiones desde la abstinencia

jueves, 16 de julio de 2015

DÍA 0 : LA TOMA DE DECISIONES

Dentro de la pecera, aunque sin agua, la humedad es espantosa .
El calor de un verde eléctrico se mete hasta en los huesos acompañado por esa sensación de asfixia que nunca llega a serlo del todo. Necesito que el agua penetre a través de mis branquias invisibles.
Es mucho peor la tortura de esperar que las condiciones cambien y dejar pasar el tiempo aun ilusionante un día y otro día sin cambio alguno , que conocer a ciencia cierta que tal cambio no existirá y aprender a vivir con ello. Prefiero un tiro en la sien a una muerte lenta.
Tras la pared de la pecera se divisa el exterior , tal vez peor, pero a mi no me lo parece. No tengo datos suficientes para hacer un juicio de valor .
Un terrible dolor de cabeza esta empezando a tomar forma; ya estoy acostumbrada , se ve venir mientras el dolor aumenta en mi nuca.
Debo seguir con mis quehaceres , ya queda poco para que la pecera quede ahí esperando para el día siguiente , con el calor alojado en sus cristales.
Salgo de la pecera. Espero encontrarme en mi medio natural, el acuático;  pero no... me duele demasiado la nuca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada